Thursday, September 2, 2010

Sueños Callejeros




El viralata coge freco debajo de un carro público.
El muffler tiene gripe, lo espanta.
La ciudad es un útero, lo añoña.

El cielo está fermentado, lo asusta.
El perro es una deidad urbana,
deglutador de sueños callejeros,
defensor de Canillitas.

El viralata es un filántropo
testigo afásico de la maldad.
Vasallo del viento que sueño.

No comments:

La once de Violeta