Posts

Showing posts from April, 2009

La Sangre

La sangre de mis pies dibuja mi sombra se consume en el cemento Y se encuentra con mis compañeros de guerra en las profundidades del mar. La sangre de mis pies no quiere más sangre No precisa de luchas ni conquistas La sangre hierve bajo el sol ardiente. La sangre huele a olvido Y a una miseria espantosa. La sangre virgen se posa entre las huellas de mis ancestros adoloridos. La sangre sufre y desborda las penas baja por mis piernas y desvanece el amanecer.

Mundo Individual

Cada quien vive en su mundo encerrados en sus cabezas pelonas egoístas Un mundo individual sobre unos pies cualquiera. Cada cual en su mundo pensando en lo que le aqueja. La humanidad se vuelve el humo maltratado de la madera que les forma las cabecitas, que no piensan Los pies, que no caminan Las manos, que no tocan Las orejas, que no escuchan Las lenguas quejumbrosas. La determinación merodea sus vidas los reboza los olvida. Cada quien vive en su mundo Ajeno Similar Despiertan para darse cuenta de que sus diferencias los unen por la cabeza.

En Between

Ya recogiste los zapatos. -I did. Todos? -Yeah. Dónde están los papeles que mandaron de la escuela? On the table. Can I go outside to play? Ya hiciste la tarea. -I'm on it. Cuando acabes la tarea puedes ir. _Oh my God! I forgot to call Jenny. She wants to have a playdate Saturday. El sábado no. Acuerdate que vamos a NY. _Again? I want to stay. Tienes hambre? A little, can you make some smash plátano con salami? _Ok.

La Silla Divina

Silla Divina Compatriotas: Sigan el camino de la no verdad. Sigan las mujeres de tetas caídas perdiendo su dignidad para engrandecer el rostro ebúrneo en la pancarta. Sigan pues, luchando a solas, partiéndose la espalda por quien olvidó sus nombres, su verdad y su guía. Sigan los amigos, negándose uno al otro, enterrando promesas bajo la piedras que arrastra el río Ozama. Yo seguiré mirando asustada, cerrando las ventanas, evitando las caravanas de alegría reciente. ¡Sigan! ¡Sigan! ¡Sigan!. Sigan desnudando sueños celestes frente al Malecón. Bordando ironías que alimenten sus crías. Sigan soñando al igual que yo con creerle a alguien que después de entronarse en la silla DIVINA, Siga, siga, siga,Siendo igual que yo.
Soñé una palmera saliendo del centro de mi casa, rompiendo el techo de tejas y cubriendo con sus ramas las paredes exteriores: gigantesca, de tallo grueso, parida de cocos que parecían bolas de baloncesto. El piso de locetas desnivelado por las raíces, levantando los muebles. Mi abuela, la pobre, estaba sentada en la mecedora y calló de bruces como una guayaba podrida, en su caso, por los achaques. En la cocina los platos calleron al piso, la divina vajilla de los domingos se hechó a perder en menos de tres minutos. Mi madre dormía, inexplicablemente. Caminé hasta el centro de la casa (entre la cocina y el comedor y mire hacia arriba. Empezaba a llover, los cocos de abrieron y su agua fresca y olorosa empezó a inundar mi casa. Mi abuela se reía: Busca los galones muchacha, llenalos de agua, con esta bebemos por tres días. Desperté. Soñé una palmera saliendo del centro de mi casa, rompiendo el techo de tejas y cubriendo con sus ramas las paredes exteriores: gigantesca, de tall