Karma

Tres veces envenenada
los ojos llenos de ajonjolí,
hacer una limpia que le redima la piel pecadora,
impuesta
sabrosa.

Hierve hojas milagrosas,
golpea la casa con una varita de guandules,
hereda una oración que le salva de la policía,
de los fantasmas y del mal de ojo.

Tres veces olvidada.

Comments

Popular posts from this blog