Tuesday, June 8, 2010

Desayuno

Poema guisado,
muerto reciente,
matado por mis manos
nunca antes asesinas
de poemas.

Poema que murió lentamente
como los muertos olvidados,
como los agonizantes
como los que se tragan los resguardos que dan en Villa Mella.

Poema guisado en salsa fresca,
no bechamel por que es de ricos y nadie
va a gastar harina y mantequilla en eso.

Poema de desayuno
un plato de versos frescos como la leche,
como los niños pobres,
fresquecito como las uñas recién pintadas por las chinitas enmascaradas.

Poema que murió en mis manos,
vientre de otros poemas.
Poemas de amor que nunca entrego porque el amor siempre me queda lejos.

No comments:

La once de Violeta