El Esquimalito

Se disuelve en mi boca como un pedacito de nube y nieve,
me colorea la lengua de rosas y
adereza reminiscencias con frambuesa y escarcha.

El esquimalito es un barrio gélido en la fundita de la memoria.
Un día caluroso,
unas manos frías,
diez centavos de envidia y alegría.

La gloria sabe a coco,
tamarindo,
naranja,
uva y limón
y la vende una doña en bata, chancletas y rolos.
La gloria se pierde jugando Capú.
El esquimalito es un mago que relega la carencia.

Comments

Popular posts from this blog