Sin expresión,
con la lengua anestesiada ante el dolor ajeno,
con temor a la nube negra que puede ser una boca.
Vivir con miedo es alquilarle el estómago a la angustia.

Comments

Popular posts from this blog