En Coma

Las rodillas aguantan las culpas,
arrastran las promesas que hizo
a la Virgen cuando la muerte le robaba el cuerpo.

Si se salva va a cambiar:
Será buen padre,
pagará sus cuentas,
no dibujará sus dedos en la mejilla de su mujer,
será mejor,
honrará a su madre,
a la tierra,
al cobrador,
honrará al amor.

Su rodillas son un dulce amortiguador de remordimientos.
Y si se salva seguirá asfixiando recuerdos con las yema de los dedos,
en un minuto,
en una mañana,
procurará no olvidar sus deseos de ser mejor,
si se salva.

Comments

Popular posts from this blog