Friday, July 17, 2009

Félix

Se comió los relojes,
ya no pierde tiempo.
Puso sal a las rodillas
para detener la hemorragia.
Ya no le duele nada.
Duerme,
tranquilo olvida el mundo.
Ya no sufre nada.
Es feliz.

No comments:

La once de Violeta