Sunday, August 31, 2008

El Cazador de Estrellas

Manolo se sienta a esperar que salga la estrella que ha de cazar.
Mira al cielo y saca su tira piedra justo en el momento en que la
constelación parece florecer.
Puff! Sale la primera piedra: blanca, lisa y redonda.
La estrella cae a sus pies: esponjosa, brillante, y humeda parpadea
en sus manos tumbadoras de estrellas.
Los sueños no dejan de serlo después que se tocan.
Despierta.

No comments:

La once de Violeta